Si eres un spammer en Linkedin es porque quieres

Si eres un spammer en Linkedin es porque quieres

Linkedin es una fuente constante de interacciones entre contactos: intercambio de información, búsqueda de colaboraciones profesionales, comentarios en debates, etc… Y entre tanta gente profesional interactuando, a veces también aparecen individuos con comportamientos no tan adecuados, y mucho menos, profesionales. Se les puede calificar de trolls, spammers, o incluso, porqué no, de usuarios simplemente descuidados en sus formas.

Sin embargo, Linkedin probablemente no sea el foro donde un troll típico de otras redes sociales tuviera su paraíso. Y es que la propia herramienta Linkedin con sus controles, los administradores de los grupos y en último término, cada usuario con su potestad de aceptar invitaciones, bloquear contactos, etc… delimita bastante la acción de un posible troll.

Ahora bien, a lo largo y ancho de Linkedin si que nos encontramos con otros usuarios que bien por desconocimiento, bien por afán de protagonismo o por querer comunicar de forma indiscriminada, se comportan de forma inadecuada provocando el efecto contrario al que inicialmente buscaban: el repudio de los contactos y de la red en general. Son los conocidos como spammers, y que de forma más o menos habitual también interactuan en Linkedin.

Las prácticas más habituales en estas personas suelen ser:

1.- Publicar en grupos inadecuados: podemos pertenecer a la vez hasta a 50 grupos distintos en linkedin. Siendo así, ¿de verdad pensamos que todo lo que publicamos va a servir para todos esos grupos?. El esfuerzo de seleccionar los grupos a los que debemos remitir nuestras publicaciones es ínfimo en comparación con las prestaciones que genera en nuestra marca personal.

2.- Publicaciones indebidas dentro de un grupo: hay ocasiones que publicamos directamente dentro de un grupo. Pues bien, hay que darse cuenta que los grupos tienen tres opciones y cada una tiene sus funciones: debates, promociones y empleos. Un ejemplo: Pongamos que somos comerciales de una escuela de formación, ¿publicaríamos en debates el descuento que ofrecemos en los masters que ofrece nuestra escuela?

3.-Mensajes a multitud de destinatarios: estamos de acuerdo que al tener una red de contactos amplia, se nos abren las puertas a contactar a través de mensajes con un gran público. Y a veces hasta pensamos que toda esa audiencia está deseosa de conocer nuestro nuevo producto. Pongámonos en que hasta eso sea posible…Pues todo se derribaría como un castillo de naipes con un mensaje promocional….¡enviado sin copia oculta a los otros 49 destinatarios!

4.-Generar contactos para atraerte a su producto: existen cada vez más redes de entidades (especialmente empresas multinivel) que están aprovechando el potencial de Linkedin para ampliar sus tentáculos “cazando” a profesionales que a su vez tienen una amplia red de contactos ¿Os suena? En este caso, su actitud de spammers no la muestran hasta probablemente conseguir una desvirtualización de sus contactos. Son unos spammers más camuflados y difíciles de detectar.

Estas son las principales acciones de estos usuarios de Linkedin. Algunos de ellos seguro que por desconocimiento o ignorancia pueden haber incurrido en alguna de las tres primeras. Las tres primeras son fácilmente evitables y con fijarse a la hora de actuar se pueden evitar esos errores. La última de las prácticas es ya de más difícil atajo y, probablemente, ni ellos mismos la quieran evitar…qué se le va a hacer.

Mientras tanto, a seguir interactuando en Linkedin, con o sin spammers. A propósito, ¿conocéis otras prácticas de spam en Linkedin?

Visualizaciones de perfil: ¿datos útiles o simple narcisismo?

Visualizaciones de perfil: ¿datos útiles o simple narcisismo?

Linkedin no deja de ser un escaparate donde estamos visibles, más o menos, entre otros profesionales. Y cómo todo escaparate siempre tiene ojeadores. Es lo que sucede con nuestro perfil. Somos visibles y la gente nos investiga, y viceversa. Pero, ¿qué prestaciones podemos sacar de las visualizaciones o de la gente que nos ha visitado?

Desde el primer instante que entramos en Linkedin, ya nos están indicando que hemos tenido tantas visualizaciones de nuestro perfil o de nuestras actualizaciones. Esto es información, pero además abre la puerta a“echar un ojo” para saber quién ha estado visitando mi coto privado en Linkedin.

Si nuestra curiosidad es insaciable, la cuenta básica tal vez no sacie toda nuestra sed. Recordad que sólo podemos ver los perfiles de las últimas cinco personas que nos han ojeado. ¡¡Porca miseria!! . Si te encuentras en esa tesitura, evidentemente tendrás que rascarte el bolsillo y hacerte con una cuenta Premium. Con una cuenta Premium saciarás esa sed loca de curiosear y saber quién y en qué momento te ha echado un ojo.

Pero, ¿se puede sacar información útil de saber quién le ha echado un ojo a nuestro perfil? Aparte de la información obvia de saber el tipo de usuarios de Linkedin a los que interesas (yo al menos supongo que si alguien entra en mi perfil es porque le ha interesado algo del mismo en algún momento), podemos tener información más detallada sobre la evolución de nuestras visualizaciones, tanto de nuestro perfil como de nuestras actividades en Linkedin (actualizaciones, publicaciones, recomendaciones de debates, etc…). Además, recientemente Linkedin ha implementado un gráfico mucho más visual para seguir esta evolución.

Unos consejos que no está de más seguir son las recomendaciones que el propio Linkedin nos da para aumentar nuestras visualizaciones. Os puedo asegurar que hay consejos más que interesantes.

Con toda esa información, podemos saber si nuestra actividad está siendo seguida o por el contrario, pasamos desapercibidos.  Si es así, es cuestión de replantearse cómo estamos dirigiendo nuestra actividad y a quién.

Pero esto ya es materia de otros posts…De momento, me ha entrado la curiosidad de porqué un importante Director General ha visto mi perfil. ¿Investigamos?