5 preguntas de primerizos (y no tanto…) en Linkedin

5 preguntas de primerizos (y no tanto…) en Linkedin

Cuando empiezas una nueva tarea, etapa, trabajo surgen muchas dudas, cuestiones. Y para la gente que empieza en Linkedin no iba a ser menos. ¿A quién y cómo invito? ¿Los pasos que estoy dando son los correctos? ¿Hasta dónde detallar mi perfil?, etc… Dediquemos unos minutos a ver estas dudas que a todos nos han asaltado al empezar en Linkedin.

Cuando creé este blog la idea era mostrar conceptos, trucos, tácticas para intentar Ser Más en Linkedin. De todos modos, no está de más pararse un momento y echar la vista atrás cuál pelotón enfilado que nota que ha perdido integrantes por su excesiva velocidad. Y es que con esa velocidad se nos olvidan a veces consejos básicos, o simplemente cuestiones, que les surgen a muchas personas que están iniciando (o no) su andadura en Linkedin. Veámoslas:

¿Qué debo poner en mi perfil?

Esta cuestión sale en muchos cursos, sesiones de asesoramiento, charlas… Y se puede resumir con dos frases:

-Linkedin es nuestro CV virtual: Si lo vemos desde este prisma, tenemos que plasmar claramente una buena carta de presentación (extracto) y nuestra trayectoria más destacada con algo de detalle de las funciones que desempeñamos.

-No se debe mentir, aunque no es necesario decir toda la verdad: estamos mostrando una imagen, a ser posible lo más vendible. En ese sentido, no hay que mentir, pero podemos ahorrarnos algún puesto, curso, etc… que no aporta nada a nuestra trayectoria profesional.

¿Debo aceptar todas las invitaciones? 

La respuesta sería que sí, pero con ligeros matices. Y esos matices los marcará el menos común de todos los sentidos. En ocasiones nos llegarán invitaciones de personas que por su escasa profesionalidad, su ámbito geográfico o simplemente por lo que dejan transcender en su perfil no merecen la pena el esfuerzo de aceptarlas. Aunque nunca sabes de dónde puede venir la oportunidad y que cualquier sector puede ser interesante a priori, creo sinceramente que no tenemos mucho que perder en casos como los que indico.

¿Cómo debo invitar? 

Pregunta recurrente. La respuesta dependerá si queremos que ese contacto se interese por nuestra invitación o no. Si la opción es la primera, está en nuestra mano: hay que personalizar las invitaciones, atrayendo la atención de esos contactos. Adiós al mensaje: “Me gustaría añadirte a mi red profesional”. Algún motivo más tendremos para invitar a esa persona, no? Pues, ¿a qué esperar?

¿A quién invito? 

Mucha gente me ha comentado que uno de los principales problemas que tiene al empezar en Linkedin es que no sabe a quién invitar. Es el mismo caso que si vas a unos grandes almacenes a comprar ropa sin tener claro que prenda/s necesitas: en ese caso, o bien no compras nada o compras muchas cosas que realmente no necesitas. Para que esto no suceda en Linkedin hay que buscar al público al que queremos promocionarnos o vender nuestros productos. Una vez clarificada esta cuestión, ya se puede empezar a preparar el mensaje que hay que comunicar. Linkedin te muestra el camino…

¿Estoy actuando bien? 

Este es un punto adicional complementario a los anteriores. Llega un momento en que después de tener un perfil correcto, una estrategia adecuada de búsqueda e interacción de contactos, podemos dudar si estamos actuando correctamente o es mejorable nuestra actividad en Linkedin. Para comprobarlo os recomiendo acceder a la dirección www.linkedin.com/sales/ssi (manteniendo abierta otra página con nuestro perfil en Linkedin)

Si estas cinco cuestiones se van  encauzando, se tiene ya mucho avanzado y recuperado. El pelotón de Linkedin es muy grande y seguro que pronto os integraréis en él y, quién sabe, hasta podréis ser protagonistas de alguna etapa. Y es que todos los días hay etapas que puedes ganar en Linkedin. Cuida tu esfuerzo y cuidado con el tío del mazo 😉

Más posibilidades en el envío de mensajes, mismos objetivos

Más posibilidades en el envío de mensajes, mismos objetivos

Hace unos días, Linkedin nos ha sorprendido con las nuevas funcionalidades de los mensajes. Son de agradecer en el sentido que permiten casi equipararse a un mail, permitiendo más interacción con nuestros contactos. Veámoslas más en detalle. 

Dentro de las posibilidades de interacción con nuestros contactos, una de las más directas son los mensajes. Y para hacerla más interactiva Linkedin ahora nos brinda la opción de insertar fotos, archivos (ya teníamos esta opción) y Pegatinas (llamémoslos emoticonos profesionales).

Fotos: en cualquiera de estos formatos (gif, jpeg, jpg, png, bmp) dando más visibilidad a nuestro mensaje.

Archivos: ya existía esta opción anteriormente. El tamaño de los archivos a adjuntar no ha variado (sigue siendo de máximo 2MB). Si tenemos configurado además la notificación de los mensajes por correo electrónico, recibiremos esos adjuntos en nuestro mail.

Pegatinas: son (salvando las distancias) similares a los emoticonos, teniendo incluso algo más de animación. Mi recomendación es usarlos con cuidado y a determinados contactos con los que ya tengamos la suficiente confianza. Ya sé lo que alguno dirá, que es de sentido común….Ay, cuantas veces no es tan común en el uso de Linkedin!!!

También han introducido cambios a la hora de enviar los mensajes. Por ejemplo:

-No podemos enviar mensajes a múltiples destinatarios en copia oculta: este cambio hace que si queremos enviar el mismo mensaje a múltiples destinatarios lo tengamos que enviar individualmente y no con la opción de copia oculta que hasta ahora se podía.

–CUIDADO: Si no tenemos desactivada la casilla de “Pulsa Enter para enviar” corremos el riesgo de enviar sólo un párrafo de todo lo que iba a ser nuestro mensaje al contacto elegido.

Como veis nuevos cambios, en su mayoría beneficiosos, pero que no nos deben de distraer del objetivo primordial: interaccionar profesionalmente con nuestros contactos. Por lo tanto, más posibilidades sí, pero la misma función: generar sinergias, relaciones, networking… a ello, se ha dicho!!!