Si yo mandara en LinkedIn, cambiaría…

Si yo mandara en LinkedIn, cambiaría…

No es que haya empezado la semana reivindicativo, o simplemente protestón, sino más bien que me gusta compartir y usar LinkedIn como altavoz para mejorar, o solamente opinar, sobre esta gran red profesional. Os propongo alguna cuestión que Jorge Suárez González cambiaría en esta red. ¡Bienvenid@s a la república independiente de mi LinkedIn!

Aunque no estamos en época pero como si de una carta a los Reyes Magos se tratara, os propongo un debate en el que pidamos como usuarios de LinkedIn que somos distintas cuestiones: desde aspectos a incluir para potenciar la red a directamente cuestiones que no nos gustan o nos hacen más difícil el manejo de esta gran herramienta. A mí se me ocurren algunas…

Organizador de perfiles:

¿Alguien se acuerda de esta función?

 

Nos permitía algo tan sencillo como tener medianamente organizados nuestra red de contactos, agruparlos por etiquetas e incluso seleccionar a los que nos interesaba y enviarles mensajes directos. Casi nada…

Ahora esas prestaciones podemos tenerlas (algunas de ellas) en opciones Premium como la Sales Navigator. Os muestro cómo se etiquetan contactos en esta cuenta Premium, por ejemplo:

Organización de los mensajes:

Hemos visto ya alguna cuestión que podría servirnos de más utilidad para organizar nuestra red de contactos. ¿Y si pudiéramos organizar más eficazmente también nuestros mensajes? Realmente con una cuenta básica tenemos pocas opciones para no perder las gestiones conseguidas o que esperamos conseguir con nuestra red de contactos.Y es que es muy sencillo despistarse con las opciones de los mensajes entre poner una gestión como no leída o leída sobre todo cuando tenemos un buzón activo en LinkedIn.

 

Soluciones: aparte de archivar los mensajes o tener una cuenta Premium donde etiquetar a los contactos con que mantengamos gestiones efectivas, ¿qué tal la opción de poder tener carpetas que fuéramos personalizando con esos mensajes interesantes?

Más visibilidad en los debates de grupos:

¿Cuánto intervenimos en los grupos? ¿Pertenecemos a muchos y hablamos en pocos? Tal vez una de las razones de no hacerlo sea que “no se ve” lo que comentamos.

Parece ser que LinkedIn está pensando en dar más viralidad a lo que se publica en los grupos. Espero que parte de esa visibilidad sea para mostrar parte del potencial que hay en muchos grupos más que interesantes.

Ahora mismo si publicamos un debate en un grupo de LinkedIn sólo podemos recomendarlo o comentarlo. ¿Porqué no darle la posibilidad de compartirlo, por ejemplo, en nuestro feed?

Validaciones de aptitudes y conocimientos:

Realmente es una opción que LinkedIn nos ha incluido en el perfil y que tenemos que vivir con ella (espero se pille el tono sarcástico de lo mucho que me convencen). Asumiendo que esto es así, lo que sí podemos hacer es reordenarlas y adaptarlas más a la imagen que queremos transmitir. Para eso mejor optemos por editar e incluso borrar aquellas que no nos convenzan o aporten nada de interés en nuestra trayectoria profesional.

Incluso seguir los consejos que LinkedIn nos ofrece sobre avisos de nuevos contactos que nos quieren validar (sin conocernos siquiera) alguna aptitud o sobre nuevas aptitudes sugeridas a incorporar.

 

Este es un post abierto y participativo en el que he enseñado la “patita” mostrando algunas cuestiones de esta red que YO cambiaría. Pero yo soy yo y mis circunstancias profesionales y seguro que hay muchas otras propuestas interesantes entre los usuarios de esta red. ¿Os animáis a compartirlas?

Gracias por estar ahí. Seguimos conectados 🙂

¿Quieres tener tu tamagotchi en LinkedIn? pues créate un grupo…

¿Quieres tener tu tamagotchi en LinkedIn? pues créate un grupo…

Bichitos, mascotas, entretenimientos… el calificativo da igual. La cuestión es que esos inventos denominados Tamagotchis obligaban a sus “dueños” a estar permanentemente atentos a su evolución. Si tenían hambre, sed, lloraban, dormían… la cuestión era mantener la atención de sus usuarios. LinkedIn también tiene sus propios tamagotchis. ¿Quieres uno? pues crea un grupo y “disfrutarás” todos sus placeres.

Para empezar, ¿sabéis que todos los profesionales de LinkedIn pueden crear un grupo? Pues sí, así es. Y además es súper sencillo. Esto no va a ser lo que nos convierta en adiestradores de Tamagotchis precisamente. Los pasos son así de sencillos:

1.- Entramos en “Productos” y seleccionamos la opción “Grupos”

A continuación entramos en la opción “Mis grupos” (suponiendo que pertenezcáis a alguno ya…)

Ahí ya vemos en la parte derecha la opción “Crear un grupo”

Al entrar tendremos que rellenar los datos siguientes de la plantilla:

  1. Vista previa
  2. Título del grupo
  3. Logotipo
  4. Descripción
  5. Reglas del grupo (recomendable ponerlas)
  6. Tipo de grupo (estándar o no publicado)

Sencillito y rápido, ¿verdad?

Bueno, hasta aquí sería el nacimiento del bicho, llamémosle así. Ahora viene lo divertido y lo que hay que valorar si efectivamente nos interesa para hacer el esfuerzo.

Dotarlo de contenido

Evidentemente un grupo de la temática que sea debemos dotarlo de contenido específico (se presupone que previamente habremos hecho los deberes y habremos pensado temáticas a comentar y de donde nos vamos a nutrir de ellas). Para esa dotación pueden sernos de ayuda los lectores de RSS, de los que ya hablamos en ocasiones. Un buen ejemplo sería Feedly. (https://feedly.com/)

Ah, y por supuesto, el tamagochi quiere comer desde el primer día con lo que hay que tener contenido preparado desde que creemos el grupo. Sobre todo, teniendo en cuenta que al principio el grupo seremos nosotros, nuestra sombra y nadie más. Poco a poco iremos consiguiendo gente que se una pero habrá que atraerlas con algo…

Dotarlo de miembros

Podría ser el primer paso antes de dotarlo de contenido, pero entraríamos en un debate tipo quién fue primero si el huevo o la gallina. La cuestión es que tenemos que tener público a quién contarles lo bueno que se van a encontrar en nuestro grupo.

Una opción bastante interesante para conseguir los primeros adeptos es ir comentándolo con nuestra red de contactos. Se supone que ya tenemos “confianza” para contarles una nueva opción profesional.

Lo podemos hacer directamente desde el propio Grupo o bien, usar nuestro buzón de mensajes con un mensaje personalizado, por ejemplo.

 

Mantenimiento periódico

No pensemos que teniendo ya un público que forme parte de nuestro grupo y dotándolo de contenido periódico ya hemos terminado con la gestión de nuestro tamagotchi particular. Nada más lejos de la realidad.

Y es que debemos de estar pendientes de publicaciones que se vayan haciendo (por parte de otros miembros), moderando su contenido, permitiendo la admisión de nuevos miembros (si lo tenemos configurado con previa admisión), etc…

Esto es una pequeña muestra de lo entretenido que puede ser tener un grupo en LinkedIn y gestionarlo. El esfuerzo seguramente merezca la pena pero no me negaréis que no os vendrá más de una vez a la cabeza esas creaciones llamadas tamagotchis. A propósito, os voy dejando, que mi tamagotchi particular está llorando. ¿Qué le pasará ahora?

¿Necesitas contratar profesionales con LinkedIn? Profinder te ayuda… (o ayudará)

¿Necesitas contratar profesionales con LinkedIn? Profinder te ayuda… (o ayudará)

Y es que Linkedin nos tiene preparada una potente herramienta para poner en contacto a profesionales y fomentar las colaboraciones y los negocios. Se trata de Profinder, una opción más que podremos usar para tener una gestión sin intermediarios con profesionales o para ofertar nuestros servicios. De momento, en España tendremos que esperar pero podemos ir viendo cómo funciona. ¿Os interesa?

Tal como os indico, de momento Profinder está disponible ya en otros países (esto es práctica habitual de Linkedin), pero a nosotros nos tocará esperar un poco. Sin embargo, podemos ya ir brujuleando un poco para conocer su funcionamiento y las posibilidades que nos ofrecerá una vez desembarque en España. Vamos paso a paso:

Dónde la encontramos

En primer lugar, situémonos en Linkedin y busquemos desde la opción de Productos:

 

Una vez que hemos accedido tenemos que tener claro que Profinder nos puede interesar por dos razones:

1.-Para vender nuestros servicios como profesionales y que el público de Linkedin pueda conocer nuestros servicios, es decir, convertirnos en un usuario Profinder,ó,

2.-Para buscar a un profesional al que encargarle un servicio de forma más directa, (pej, estamos creando un nuevo producto y queremos un diseñador gráfico para que nos ayude con un logo)

Veamos ambas opciones cómo funcionarían:

Convertirnos en Usuarios Profinder

Lo poco que a día de hoy desde España podemos hacer en ese sentido se resume en estos 3 pasos:

 

Al pinchar en la opción “Are you a Pro?” nos llevará a la siguiente pantalla para Aplicar:

 

 

Y hasta ahí podremos hacer como veis en el mensaje que Linkedin nos traslada:

 

 

Tendremos que esperar para darnos de alta en esta interesante herramienta. Sin embargo, podemos hacernos una idea de cómo funciona en el siguiente apartado.

Contactar con servicios de profesionales

Pues podemos estar al otro lado y necesitar en un momento dado un servicio de un profesional. Vamos a ver cómo funcionará Profinder llegado el caso:

Podemos inicialmente usar el buscador que Profinder nos propone pero yo prefiero dar un vistazo a todas las categorías entrando en “See all services” como podéis ver:

 

De esta manera, de un vistazo observamos las distintas categorías y servicios donde podremos encontrar profesionales (marketing, legal, contabilidad, coaching…)

 

Una vez hemos encontrado el servicio para el que necesitamos un profesional, pinchamos en él (pej, diseño de un logotipo para nuestro proyecto). La primera pantalla que deberemos cumplimentar será intentando precisar el desarrollo de lo que pides (en este caso, el diseño del logo):

 

Lo siguiente que nos solicitarán será información sobre el estado de nuestro proyecto y los plazos en los que precisaríamos que el logotipo lo tuviéramos ya añadido.

 

 

También nos pueden pedir información sobre cómo nos podríamos relacionar con ese profesional (en persona, on-line…), sobre tipos de software o herramientas que estemos usando relacionadas con el servicio en cuestión. Aquí lo vemos…

 

 

Por último, nos pedirán algún dato más y describir algún detalle (campo obligatorio). Igualmente tendremos que poner una ubicación geográfica (habréis visto que he puesto un código postal de Philadelphia):

 

 

Y con esto, ya Linkedin y su herramienta Profinder nos mandarán profesionales que nos puedan interesar para ese servicio que demandamos. Una relación directa y en la que podremos trabajar de forma bilateral con las ofertas que más nos interesen.

 

 

Esperando que este nuevo servicio pronto esté operativo en España ya que seguro que dará más opciones a sinergias. Profesionales, por supuesto.

Gracias por estar ahí. Seguimos conectados 🙂

Si más de 3 son multitud, ¿cómo organizamos nuestros contactos en Linkedin?

Si más de 3 son multitud, ¿cómo organizamos nuestros contactos en Linkedin?

Tanto si estáis empezando en Linkedin como si habéis planteado el comienzo del año como el inicio de una nueva etapa en vuestra gestión en esta red, la organización de vuestros contactos puede convertirse en los cimientos de vuestro edificio profesional.Y es que ya lo decía aquel erudito: ” A menos bulto, más claridad”

El tener una red de contactos amplia, de calidad y aprovechable no está reñida con el orden. Aunque es bien cierto que en la actualidad Linkedin no nos facilita el trabajo en cuanto a nuestra gestión de contactos.

Y es que con la antigua interfaz teníamos un “Organizador de perfiles” que nos permitía etiquetar a contactos y tenerlos más o menos clasificados. Eso ahora no es posible con una cuenta básica. Pero vamos paso a paso

Cuenta básica, organización básica

Como vemos al pinchar en la opción “Mi red” ya nos muestra el número de contactos que tenemos. Y hasta ahí nuestras alegrías…

 

Y es que al expandir la opción “Ver todo” nos muestra la desnudez de posibilidades de organización de contactos. Tan sólo una posibilidad de ordenar por nombre, apellidos o agregados recientemente.

 

O una posible búsqueda por filtros sin más…

 

Realmente se nos queda un poco escaso el repertorio de organización de contactos que nos ofrece Linkedin en una cuenta básica. ¿Y cómo nos irá pagando?

Cuenta Premium, alguna opción más

Os hablo en este caso de la cuenta Premium a la que estoy suscrito, la llamada Sales Navigator y os muestro opciones que os podrían interesar. No es que sean la panacea, pero algo más ordenadito si os mostrarían vuestros contactos (y los que no sean contactos).

Y esto lo podríamos llevar a cabo con una opción de etiquetado que nos muestra esta cuenta al abrir el perfil de un usuario en Linkedin (no hace falta que sea contacto). Os lo muestro en este ejemplo de perfil…

 

Como veis podemos editar las etiquetas según como nos interese clasificar a esa persona.

Igualmente tenemos la opción de escribir notas asociadas a ese usuario indicando nuestra interacción, intenciones o acciones llevadas a cabo.

 

Con estas acciones efectuadas en los distintos perfiles que nos puedan ir interesando podemos hacer ya una búsqueda (dentro de la cuenta premium) e ir viendo los distintos usuarios (recordad, no necesariamente contactos) agrupados por distintas etiquetas (lo haríamos desde el buscador avanzado). Un ejemplo:

 

Como véis, son trabajosas las opciones actuales que nos ofrece Linkedin para llevar una organización en la propia aplicación de nuestros usuarios (y contactos) que nos interesan. Tal vez sea aplicable aquella expresión de cualquier tiempo pasado fue mejor o tal vez podamos esperar mejoras e implementaciones que nos sean de ayuda en esta tarea. Yo al menos espero esta segunda opción. Me gustan las cosas lo más ordenaditas posibles, ¿y a vosotros?

3 cuestiones a tener en cuenta si usamos Linkedin desde el móvil

3 cuestiones a tener en cuenta si usamos Linkedin desde el móvil

Controlar Linkedin está en nuestras manos. Literalmente. Porque lo podemos llevar con nosotros y utilizarlo desde prácticamente cualquier lugar y en cualquier momento. Ese es el poder de las app’s. Sin embargo, es necesario adaptarse y saber controlar diversos aspectos que no están tan sencillos de manejar como en nuestro Linkedin de mesa. Vamos a desmenuzar los interiores de la versión móvil de Linkedin. A moverse se ha dicho…

Vamos a ver tres aspectos del funcionamiento móvil de Linkedin que difieren (y en ocasiones obstaculizan) su uso adecuado y similar a como solemos usar la versión de nuestros ordenadores.

1.-Invitaciones sin personalizar

“Es que lo hice a través del móvil y no te da la opción de personalizarla…” Esto me lo han trasladado muchas personas como una excusa de porqué habían enviado una invitación sin personalizar. Cierto… a medias. Y es que si nos dejamos llevar por la primera impresión Linkedin siempre nos muestra una porción del perfil que nos interesa y destacado el botón de CONECTAR como vemos a continuación.

 

Lo que debemos de hacer es controlar nuestro impulso inicial de CONECTAR e ir a ver el PERFIL COMPLETO. De esta forma, se nos habilitan más opciones (conectar, mensajes InMail y un desplegable interesante). Despleguemos esas opciones…

 

Et voilá… ya nos aparece una maravillosa opción para personalizar esa invitación.

 

Ahora ya es sencillo, ¿no?

2.-Quiero que me presenten a un contacto

Con los cambios que a principios de año ha hecho Linkedin nos quitó la opción de solicitar presentaciones desde una cuenta básica. De nuevo otra verdad a medias…

Y es que efectivamente desde nuestra versión de escritorio esto ya no es posible con una cuenta básica (con las cuentas Premium se mantiene el servicio). Sin embargo, curiosamente, desde una cuenta básica pero usando la versión móvil podemos solicitar presentaciones de contactos interesantes.

¿Cómo hacerlo? pues de nuevo debemos entrar en el PERFIL COMPLETO de la persona que nos interesa nos presenten. Si nos desplazamos hacia abajo un poco llegaremos a la opción “Datos destacados” donde nos aparecerá “Mira quién puede presentarte”

 

Una vez hemos accedido veremos que nos muestra el listado de contactos (intermediarios) que tenemos en común. Y al lado de cada uno un icono para enviarles un mensaje a estas personas.

 

Una vez elegido el intermediario más adecuado para nuestro objetivo, pinchamos en el icono del mensaje y se nos habilita la opción para que nos presenten al contacto que nos interesa. A por ello y no olvidéis indicar en el mensaje las razones por las que pedís a este intermediario que os haga una presentación y agradecerle ese posible favor. Como en la vida real misma…

3.-Interaccionar en grupos

Si damos un vistazo rápido al menú de Linkedin en la versión móvil, tal cuál podríamos pensar que han desaparecido los grupos ya que no aparecen por ningún lugar del mismo. ¿Y si probamos a buscarlos desde el buscador general?

Si probamos a introducir el nombre o temática que nos interesa del grupo veremos resultados tal que así…

 

De nuevo, han aparecido las funciones de Linkedin. Ahora ya estamos dentro del grupo de Linkedin elegido y ya podemos interaccionar de forma similar a nuestra versión de ordenador. No han desaparecido los grupos, están algo camuflados, por decirlo así…

 

Que se podría hacer de forma más clara e intuitiva es probablemente cierto, pero nunca es tarde para aprender estos pequeños apaños que encierra la versión móvil de Linkedin. En vuestra mano y en vuestros dedos están usarlos adecuadamente. Y en vuestra opinión , ¿qué aspectos debería cambiar Linkedin en su versión móvil?

¿Sufres de infoxicación? lee este post (si puedes) y te sentirás mejor…

¿Sufres de infoxicación? lee este post (si puedes) y te sentirás mejor…

La gente no lee, seamos realistas, el leer es ya de otra época. Así de simple.Y mucha culpa de ese declive en la lectura la tiene el exceso de información curiosamente. Reconocerlo es el primer paso: estamos infoxicados. ¿O acaso no nos limitamos a leer titulares de noticias en el mejor de los casos? Y si pueden ser compartidas en nuestro whastapp pues menos trabajo. Y más infoxicación…

Esto es producto del bombardeo de información al que estamos sometidos por todas partes. Y eso hace que vayamos con el piloto automático siempre y racionando hasta límites insospechados nuestra capacidad de asimilación de conocimientos. Señores y señoras, bienvenidos todos a la era de la infoxicación.

A partir de aquí me arriesgo a que desconectéis del post por haber recibido varios mails con información interesante de eventos, por ejemplo. O tal vez, varios whatsapp de amigos o grupos con links de noticias interesantes, curiosas o simplemente hilarantes ¿algo publicado por el Mundo Today quizás?. Bien, pues para los que sigáis conectados, os propongo una pequeña guía para sobrevivir al bombardeo de información y que podáis centrar vuestros esfuerzos en vuestros objetivos profesionales.

1.-Organicemos nuestro tiempo

“Señores, organización”. Expresión recurrente ante situaciones de descontrol, falta de organización, caos en general. Y ni que decir tiene que este tipo de situaciones no son nada interesantes a la hora de planificar nuestro tiempo. Nuestro tiempo es oro, tanto si estamos buscando empleo, tenemos gestiones comerciales que hacer o tareas de organización de varios proyectos, por poner algún ejemplo.

Si esto lo tenemos claro, debemos empezar a ser estrictos en ese sentido. Una organización coherente y teniendo claras nuestras prioridades profesionales nos ayudará y mucho. Si no tenemos muy claro cómo organizarnos o tal vez somos un poco Guadiana (hoy me organizo, mañana soy un desastre…) no está de más ir conociendo más en detalle la metodología GTD (Getting Things Done) que nos propone David Allen.

Desde tener claras las prioridades con reglas como las de los 2 minutos (si algo te va a llevar menos de ese tiempo, no lo dejes para más tarde, házlo ya) y pasos tan sencillos como capturar, procesar, organizar, revisar y, por supuesto, ejecutar veremos como nuestro día a día profesional mejora en cuanto a eficacia y resolución.

Mucha de la información que nuestros sentidos reciben al día puede ser procesada con esta metodología. Podemos hacernos preguntas tan sencillas con esas noticias recibidas como: ¿Nos es útil? ¿La necesito ya? ¿Podré necesitarla en un futuro? Según las respuestas procederemos a eliminarla de nuestro repertorio, almacenarla para consultas posteriores o usarla al momento (pej. compartirla en nuestro feed)

2.-Uso de lectores RSS

Segunda receta aconsejable seguir en nuestro tratamiento de desinfoxicación sería intentar discernir entre el grano y la paja, como se diría castizamente. Y es que debemos empezar a tener clara la información que nos interesa recibir (y puede que entonces compartir) y la que no nos aporta valor profesional.

Aquí es donde entran a jugar los lectores de RSS, unas herramientas muy prácticas para, primero crear nuestra biblioteca de temáticas y fuentes que nos interesan profesionalmente, y segundo, poder compartir esa información de forma ágil y eficiente. De esta forma estaremos optimizando nuestro tiempo profesional y generando interacción al compartir información de interés a nuestra red, por ejemplo.

Un ejemplo de cómo funcionan estos lectores os lo dejo con este vídeo explicativo de Feedly.com, probablemente el lector más potente en la actualidad.

3.-Definir una estrategia profesional con Link Canvas

Y como tercer paso, e igualmente importante, os recomiendo empezar a trabajar una estrategia de actuación en Linkedin. ¿Por qué en Linkedin, os preguntaréis? pues porque estamos delante de una red profesional, pero red social a fin de cuentas. Y sucede que si no tenemos claro para qué usarla, podemos correr el riesgo de entrar en Linkedin y continuamente gastar nuestro tiempo (precioso, recordáis) viendo perfiles interesantes o leyendo información también altamente instructiva. Pero, ¿y el tiempo para nuestros objetivos donde ha quedado?

Desde Ser Más Profesional hemos creado la herramienta Link Canvas, una metodología práctica y personalizada para saber qué hacer en Linkedin, qué herramientas utilizar, qué pretendemos lograr y con qué esfuerzo, entre otras cuestiones. Todo ello totalmente adaptado a cada profesional, entidad o empresa cara a facilitarles el uso de Linkedin para centrar sus esfuerzos en sus objetivos profesionales. Si estáis interesados en conocer un diagnóstico de cómo mejorar esas actuaciones en Linkedin os invito a que nos dejéis vuestras consultas en el siguiente enlace.

Recordad por último, que esto es un tratamiento que puede ser largo, pero efectivo. No desesperéis, desinfoxicarse es posible. Enhorabuena si habéis acabado de leer el post, es el primer paso 🙂

Gracias por estar ahí. Seguimos conectados 🙂

¿Os imagináis al Equipo A en Linkedin? así trabajarían…

¿Os imagináis al Equipo A en Linkedin? así trabajarían…

Hay personajes de libros, series o películas que han marcado nuestra niñez o juventud y que muchas veces usamos como referencias al mencionar tal o cuál cuestión. En este post utilizaré al Equipo A imaginando sus posibles perfiles y, sobre todo, cómo actuarían en Linkedin. Unos ejemplos de grandes profesionales ¿o tal vez no?

Para poneros en situación de qué tipo de individuos estamos hablando os dejo la presentación de la serie (ah, qué recuerdos…). Los de mi generación seguro que se acuerdan, pero no está de más poner en contexto a gente que no les suenen tales profesionales.

 

Y ahora volvamos al siglo XXI y a Linkedin… Os propongo pensar un poco en cómo actuarían estos cuatro personajes si tuvieran que gestionar sus perfiles y actividad en Linkedin. He hecho un retrato robot de su comportamiento profesional basándonos en cómo se comportan en la serie. A ver qué os parece:

Sargento MA Baracus, pocas palabras

Se trata del personaje más fuerte de los cuatro. Habla poco, lo resuelve más bien todo con malas caras y mejores puñetazos. De sus cualidades me quedaría para Linkedin con la de poco hablador.

Sería un usuario que ve informaciones que le pueden interesar, incluso perfiles a los que le interesaría contactar. Y como mucho, los contacta con una invitación a secas (ya sabéis a las que me refiero).

MA habría conseguido que un profesional que le interesaba le acepte después de tiempo su invitación. Pero sin embargo, no va más allá con un mensaje. Es como aquel que en un encuentro de negocios ha conseguido que le presenten a ese gran ejecutivo, pero en ese momento no tengo preparado mi speech. No se trata sólo de músculos, MA…

Igualmente su participación en Linkedin va poco más allá de dar un “Me gusta” a publicaciones y artículos. Por la boca muere el pez, diría aquel…

 

¿Cuál puede ser el motivo?

Desconocimiento de la red, de su funcionamiento: eso se soluciona brujuleando, echándole tiempo. Y sudor, el mismo sudor que MA Baracus gastaba en el gimnasio…

Escasa aptitud comercial: ante esa falta de “talento” comercial, solo queda decir que se puede y se debe adquirir. Linkedin está lleno de opciones profesionales y lo más negativo que puedes obtener es que ese profesional no te acepte la invitación. ¿De verdad sigues teniendo miedo a hablar, MA?

Teniente Templeton Peck, seduciendo con sus palabras

Sin duda, el personaje de Templeton Peck era el más cara dura. No había situación ni problema al que no prestara su porte, su carisma (su labia, diríamos ahora) para ayudar al equipo y salir de situaciones comprometidas.

Esa capacidad de seducción seguro que la tendría en Linkedin. Tal vez el intento de seducción lo empezara con una invitación (ni siquiera personalizada) sino apostando por su físico (en el caso de Linkedin, sería su foto y su titular). De esa manera, al estio de los LION iría atrayendo contactos, como las moscas van a la miel. Un conquistador nato como Fenix estaría en su salsa buscando nuevos contactos profesionales en una red como Linkedin.

De esta forma se transformará en un coleccionista de amantes, o más bien, de contactos, al estilo de los LION. Saltando de un contacto a otro simplemente por incrementar su ego, ese sería el objetivo de Fenix…

Coronel Hannibal Smith, o cómo los planes salen bien

Hannibal, el líder del equipo al que le encantaban que los planes salieran siempre bien. Camaleónico y siempre dispuesto a cumplir la misión encomendada.

Creo que sería el perfil más interesante de todos en Linkedin. La razón principal es que no sólo haría el trabajo de contacto que haría un usuario como Phoenix, sino que buscaría salirse con su plan, buscaría esas sinergias siguiendo la relación con ese contacto. Usando por ejemplo, las invitaciones personalizadas para captar la atención y los mensajes para tirar del hilo y explotar esas posibles sinergias. A Hannibal no le gustaría tanto juntar contactos sin más, es un fugitivo que se gana la vida como soldado de fortuna, ya sabéis. Y debe elegir bien los contactos para buscar siempre negocios. Negocios en los que el Equipo A pueda ayudar y salir beneficioso…

Capitán Howling Mad Murdock, a lo loco se vive mejor

He dejado para el último análisis a mi amigo Murdock. Sin duda, el más impredecible y loco de todos los componentes del equipo.

Creo que un personaje como Murdock en una red social como Linkedin sería un poco un elefante en una cacharrería. De hecho, hay ya perfiles en esta red que podrían autodenominarse Murdock. Me refiero a esos usuarios que directamente contaminan nuestro feed o nuestro buzón de mensajes con propuestas comerciales indiscriminadas (sin analizar nuestro perfil ni una estrategia comercial cuidada). O como esta que os adjunto, con propuestas de presentaciones sin razones ni de forma procedente (nada más ser contactos no es lo más aconsejable sin conocer algo más a tu interlocutor…)

 

Murdock probablemente lo único que haría en Linkedin sería publicar sus propios servicios/productos indiscriminadamente (hace poco, una ex-contacto veía que tenía en su actividad publicada una promoción hacía 1 hora, 2 horas, 5 horas…). Esos comportamientos son bastante cansinos. ¿O deberíamos decir sin control, Murdock?

Hasta aquí mi flash back a series míticas que podríamos usar como símiles de usuarios en Linkedin. Y para terminar al estilo del Equipo A:

“Si tiene más ejemplos de otros personajes míticos y cree que podrían estar usando Linkedin, quizás pueda contarlo…”

Gracias por estar ahí. Seguimos conectados 🙂

5 razones por las que te dicen NO como contacto

5 razones por las que te dicen NO como contacto

¿Cuántas veces os han ignorado una invitación? tal vez más de las que pensáis. Y seguramente, en muchos casos lo hubiéramos podido remediar. Os voy a mostrar mis cinco principales motivos de descarte de contactos. Un pequeño recorrido de invitaciones ignoradas en un primer intento. Quizás en una segunda oportunidad hablemos…

1.-Tu cara no me inspira confianza

O incluso debería decir tu falta de cara. Y es que la cara es el espejo del alma, y profesionales sin cara en Linkedin no nos están dejando ver una primera impresión. Cuantas invitaciones he ignorado simplemente por eso. Puede parecer una trivialidad, pero me cuesta trabajo confiarme en usuarios con una red de contactos de más de 500 y que, sin embargo, no han tenido un tiempo para incorporar una foto en su perfil. ¿De verdad no pretendéis dar la cara a gente con la que compartíis red profesional? Esa cara gris no me da confianza…

Una primera razón salvable, ¿no es así?

2.- Veo tu perfil y no me dice mucho, la verdad

No me lo tomes a mal, pero la información que me das es escasa, por no decir nula. Si no me cuentas nada en tu titular, ni en tu extracto, ni sé dónde y con quién has trabajado… Deja al menos que me lo piense y que en esta ocasión pase la ronda de tu invitación. Cúrratelo un poco más y dame más datos. No parece tan difícil, ¿no?

Esta segunda razón te hará trabajar un poquito más. Pero seguro que lo agradecerás…

3.-Disculpa, pero no compartimos mucho profesionalmente

Échale un ojo a mi perfil lo primero. ¿Ves que tenemos puntos en común? Fantástico, lanza una invitación con sentido y seguramente des en el blanco de un nuevo e interesante contacto. Pero, ¿y sino compartimos a priori cuestiones en común? En ese caso, una invitación sin más protección que “Me gustaría añadirte a mi red profesional” siento decirte que no la veo con mucho recorrido. Ahora bien, tal vez si te extiendes en la nota de la invitación y cuentas esos motivos “ocultos” por los que te intereso profesionalmente, el resultado puede ser bien distinto.

Un ejemplo (y no tengo nada contra el sector farmacéutico, que conste) pero con esta profesional creo que no tengo muchos vínculos en común. Tenía la oportunidad de contármelo en su invitación, pero no lo hizo. Tal vez en un segundo intento…

Tercera razón evitada, estamos lanzados…

4.-¿Qué me cuentas de interesante en Linkedin?

Entrar en una red de contactos de otro profesional puede convertirse en una cuestión de admisión en un selecto club. Prueba de ello es la cuarta razón que os propongo y que no es tontería. Se resuelve con esta pregunta: ¿A qué estamos en Linkedin? y es que si indagamos en el perfil de otra persona que nos puede interesar y vemos su actividad podremos sacar alguna conclusión (no es nada difícil echando unos segundos).

Por ejemplo, si dicho usuario su única actividad es darle al botoncito de recomendar, cuál “Me gusta” de Facebook, tal vez no sea el prototipo de profesional que nos pueda interesar incorporar. ¿No comparte contenido, no comenta nada? Un poco insulso, ¿no?

Dos ejemplos de nula (si aparecen las palmeritas indicando vuestra isla desierta malo) o no relevante actividad:

5.-Cuéntame algo más y me lo pensaré mejor: invitación personalizada

Y si después de todas las anteriores razones (o retos) superados, encima me lanzas una invitación personalizada, seré cuál enamorado ensartado por los dardos de Cupido. Caeré en tu red con todo mi repertorio de actividad, trayectoria y, por supuesto, con todos mis contactos más cerca de ti. Me ha salido la vena romántica para casi terminar el post. ¿Véis cómo no soy tan duro como aparento?

Espero que déis la vuelta a este post y veáis el lado positivo de esas invitaciones ignoradas. Realmente es una gymkana profesional en 5 sencillos pasos, ¿estáis preparados para competir?

Gracias por estar ahí. Seguimos conectados 🙂

3 claves de cómo puedes (y debes) mejorar tu feed en Linkedin

3 claves de cómo puedes (y debes) mejorar tu feed en Linkedin

Feed, página de inicio o Timeline. El nombre decídelo tú. Y su contenido también puedes seleccionarlo. Podemos recibir una inmensidad de información en nuestro feed. La cuestión es ¿cuánta nos interesa y cómo procesarla? A ordenar y limpiar nuestro feed se ha dicho…

 

El feed está directamente relacionado con nuestra red de contactos. Sin hacer nada a medida que incorporamos contactos iremos incorporando una nueva vía de información que se incorpora a nuestro timeline. Por lo tanto se puede convertir en una inmensa bola de nieve de información. De nosotros dependerá poder manejarla.

De quién recibiremos información en nuestro feed

La primera pregunta que nos tenemos que hacer es:. ¿Tenemos claro que queremos recibir actualizaciones de todos nuestros contactos?

Si la respuesta es que no, debemos de hacer una limpieza y hacer una distinción entre ser contactos o seguir a esas personas. Si solamente queremos tener a esa persona de contacto pero consideramos que sus actualizaciones no son de especial interés para nuestro feed, debemos de proceder de la siguiente manera:

  1. En la parte derecha superior de nuestro feed nos aparecerá “Ver todas las recomendaciones

 

2. Al entrar veremos que nos aparecerá el número de personas que nos siguen. Y lo más importante, las personas a las que seguimos, y, por tanto, su actividad se vuelca en nuestro timeline.

 

3. A partir de aquí tenemos que decidir si nos interesa la opción “Siguiendo” o “Dejar de seguir“.

Qué información de nuestros contactos queremos ver

Esto ya nos “limpiará” bastante nuestro feed. Pero podemos (y debemos) hacer más. Porque la siguiente pregunta a hacerse es. ¿Quiero saber toda la información, cambios y actualizaciones de cada uno de mis contactos? Seguro que mucha información os es completamente prescindible (pej, aniversarios de trabajo, cumpleaños, etc…). Esto lo hacemos entrando en la opción notificaciones de nuestro menú con estos dos pasos:

 

Y si nos encontramos con algo de spam…

Y como tercer paso, puede ser que a pesar de haber eliminado las notificaciones de felicitaciones de cumpleaños, aniversarios de trabajos, cambios de empleos de nuestros contactos, etc… nos encontremos en nuestro timeline con cosas como esta:

Podemos optar por ocultar esa publicación sin más, dejar de seguir a ese usuario o incluso denunciar a esa persona. Yo añadiría otra más: incluso podemos valorar si nos interesa seguir teniendo a esa persona como contacto, ¿no?

Siguiendo estas pautas lograremos en un tiempo prudencial tener un feed con la información que nos interese y la que mejor nos venga para hacer interacciones coherentes en torno a nuestro sector o área. De nosotros dependerá tener un feed ordenadito y con información de interés o bien, saturado y con abundante spam. Llevará un poco de tiempo pero vuestra gestión en Linkedin lo agradecerá. ¿No creéis que merece la pena?

Gracias por estar ahí. Seguimos conectados 🙂

4 vías para comunicar de forma masiva en Linkedin

4 vías para comunicar de forma masiva en Linkedin

Llegan momentos en que tenemos que parar la maquinaria y reflexionar lo que hemos conseguido en Linkedin. Tenemos ya una red de contactos profesionales alrededor nuestro, ¿no?. ¿Y cómo la trabajamos? Podemos interaccionar uno o uno, pero tal vez tengamos ocasiones para hacerles llegar información a muchos a la vez. ¿Cómo se puede hacer? ¿Qué ventajas e inconvenientes tiene?

Esas formas de comunicación masiva (o a muchos destinatarios) están ahí, Linkedin nos las brinda y podemos usarlas. Vamos a verlas una a una con sus peculiaridades…

1.- Mensajes directos:

Es la más evidente y la que más rápido podríamos usar. Directamente desde nuestro buzón podemos elaborar un mensaje y dirigirlo a múltiples destinatarios de nuestros contactos. Esa sería una ventaja a priori.

La desventaja más clara es que, a diferencia de con la antigua interfaz de Linkedin, ahora no podemos poner los destinatarios de ese mensaje múltiple en copia oculta. De esta manera todos los destinatarios verían que no son unos receptores únicos de este mensaje.

Conclusión: puede servirnos para información muy general y que no nos importe discriminar los destinatarios.

2. Anuncios desde grupos:

Primera cuestión y, tal vez, inconveniente: debemos tener un grupo. ¿O acaso no sabéis que todos podemos crear un grupo llegado el caso? Nos puede interesar para mejorar nuestra marca personal, posicionar nuestros productos, etc…

Una vez pensado si nos interesa y dotado de contenido y, por supuesto, de miembros ese grupo, Linkedin nos ofrece una opción más que interesante para mantener el interés entre esa comunidad que se ha unido a nuestro grupo. Y es que tenemos la opción de enviar un anuncio semanal que les llegaría como mail a todos esos miembros de nuestro grupo. Es una opción más que interesante para compartir información, informar de posibles promociones, etc…

3. Mailings:

En el momento en que somos contactos accedemos a una serie de información de esos profesionales. Uno de esos datos es el mail. Linkedin nos deja exportar los datos que veamos de interés de nuestra red de contactos, por ejemplo, en un archivo de excel. Estos son los pasos:

Con esa información se puede trabajar y usarla utilizando herramientas de e-mail marketing, por ejemplo. Una que puede ser interesante es Mailchimp, un proveedor que se puede usar, incluso con opciones gratuitas.

https://mailchimp.com/

 

4. Opciones de marketing:

Esta última opción puede ser la más elaborada, y, tal vez, la que mejores resultados nos aporte. Esta sería su ventaja. Pero para llegar a esa ventaja habrá que rascarse el bolsillo ya que las distintas opciones que tenemos son todas de pago.

Desde contenidos sponsorizados, anuncios de texto o InMails promocionados. Todas estas opciones son posibles y llegando al público tan segmentado como necesitemos.

https://business.linkedin.com/es-es/marketing-solutions/ads

Como veis hay caminos para llegar de forma masiva a nuestra red de contactos, con sus claros y con sus oscuros. Si estáis en esa encrucijada, atended a las instrucciones de alguna de estas vías y elegid vuestro camino de comunicación masiva…

Gracias por estar ahí. Seguimos conectados 🙂