Administradores de grupos en Linkedin: ¿juez, parte o ambos?

Administradores de grupos en Linkedin: ¿juez, parte o ambos?

En el anterior post habíamos comentado la posibilidad de crear un grupo para generar debates en torno a una temática o sector en el que consideráramos importante nuestra aportación. La creación de un grupo puede implicar ventajas a nuestra marca, pero también responsabilidades y atenciones que debemos valorar si nos compensa asumir. Veámoslo más en profundidad.

Linkedin nos ofrece la posibilidad de crear grupos de debate y de esa forma ir aumentando los contenidos que se van compartiendo en esta red profesional. Como indicábamos en el anterior post, tenemos la posibilidad de interaccionar hasta en 50 grupos de las temáticas más variadas y en los que aportan nuestro punto de vista o estar al día de cuestiones interesantes. Pero puede ser que decidamos crear un grupo determinado para que nuestro punto de vista de una determinada temática o sector tenga un marco donde canalizar esa visión. Esto tiene grandes ventajas, pero también grandes tareas. Veámoslas…

Ventajas:

  • Repercusión en nuestra marca personal: al crear un grupo, nos convertimos en administradores del mismo. ¿porqué no usar esa función como un mérito más a añadir en nuestro perfil?
  • Aumento de números de contactos: es una virtud más que tendremos, y por lo tanto, una excusa que nos puede servir para invitar a nuevos contactos a formar parte de nuestro grupo. Esto es una práctica bastante habitual, con lo que a ponerla en práctica.
  • Visibilidad de nuestros servicios/productos: y por supuesto, de forma más o menos indirecta estamos creando una muy buena plataforma para nuestros servicios y productos que les dará mucha visibilidad.

Inconvenientes (tareas):

  • Suministro periódico de contenido: hemos creado un grupo, cuestión que no es nada fácil, pero ahí no acaba el tema. Tenemos un animalito al que hay que dar de comer y de forma periódica (¿os acordáis de los tamagochis?) Me imagino que ya sabéis que sucede con estos animalitos si no comen…
  • Moderación del contenido: y como si tuviéramos un niño a nuestro cargo, no solo debemos preocuparnos de la alimentación, sino también de su educación. En los grupos deberemos velar por lo que publican los distintos componentes, que se ajuste a la temática establecida e incluso tomar decisiones sobre algunos comportamientos inadecuados.
  • Búsqueda de nuevos miembros: y por supuesto, debemos intentar crecer en número de contactos, de debates. Generando buen contenido seguramente se nos conocerá más con lo que es posible que nuevos contactos se vayan uniendo. Esto no quita para que nosotros hagamos búsqueda activa de nuevos miembros.

Por lo tanto, la creación de un grupo nos dará muchas ventajas y algunos inconvenientes (o mejor llamarlas responsabilidades) que debemos estar dispuestos a asumir. ¿Nos ponemos a ello?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *