Cuida tu imagen en Linkedin, cuida lo que publicas

Cuida tu imagen en Linkedin, cuida lo que publicas

Para mantener nuestra imagen personal dentro de unos parámetros de profesionalidad tenemos la opción de publicar periódicamente actualizaciones en Linkedin. Pueden ser nuestro escaparate y, en buena medida, un indicador de nuestra profesionalidad en la red. Se puede publicar de muchas formas. Veamos las más profesionales…

Hoy no me salen las palabras, que se le va a hacer. Hay días en que no estás inspirado y eso a la hora de escribir en un blog es terrible. Y como no se dónde ni en qué momento recuperaré la inspiración, he decidido dedicar este post a cuestiones más visuales que a un texto sin ninguna coherencia con el único objetivo de redactar un nuevo post. Y si hablamos de cuestiones visuales en Linkedin, hablamos de actualizaciones. Porque en el time-line de nuestra red nos encontramos con una cantidad ingente de información, pero sobre todo de imágenes. Estas imágenes se supone que deberían definir una actividad profesional, ¿no?. Os dejo algunos ejemplos donde esa profesionalidad es, cuando menos, discutible:

  • Preguntas transcendentales: ¿de verdad pensamos en respuestas como esta cuando estamos buscando relaciones profesionales, empleos, ventas…?
  • Comentarios sin transcendencia profesional: y Facebook quedándose sin estas aportaciones!!!
  • Recomendaciones “sabias”: de vez en cuando no vienen mal algunos consejos de personajes importantes. Cabe preguntarse si en una red como Linkedin son lo más adecuado. Podemos usar esta opción de forma esporádica, no excedernos en ningún caso.
  • Fotos: podemos publicar fotos de nuestros productos, servicios, etc…En ese caso, recomendable SIEMPRE acompañar de comentarios coherentes e ilustrativos de esa foto, nunca dejar una foto sin más.
  • y por último, noticias y promociones: esto SÍ es adecuado y da una imagen de profesionalidad. Además lo podemos derivar a debates en grupos en los que pertenezcamos generando una onda expansiva mayor de nuestra imagen personal.

Y es que está claro: Una imagen vale más que mil palabras…. Pues siendo  así, cuidemos nuestra imagen y nuestras publicaciones. Dicen mucho de nuestra profesionalidad, ¿no os parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *